31 de octubre de 2011

Como la sal



Hacer el trabajo bien es como condimentar con sal. Demasiada sal, salado. Muy poca sal, insípido. La cantidad justa de sal, no se nota.

Cuando el trabajo tiende a ser personalizado en recepción y en emisión es algunas veces masivo otras personal, no siempre todos estarán conformes. Así es la vida. Sin embargo, es una joya extraordinaria cuando alguien le lanza un cumplido a tu plato.

Sobre todo si el restaurant es nuevo y ha habido muchos a los que les sabe insípido o salado.

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...