4 de noviembre de 2014

Diatriba Breve sobre un spot del PV



El otro día fui al cine con mi hija mayor. Este spot del Partido Verde, me dejó frío. Lo pasaron antes de la película. La función era para niños, y el bullicio por toda la sala lo hacía notar. El cine en domingo, para niños. Palomitas volando, risotadas sinceras y alguno que otro mocoso atacándose la nariz con el dedo. Chicos, entre el parvulario y primaria.

Y llamando toda su atención, a todo color, en estéreo surround (o dolby o lo que haya sido), en la pantalla gigante: se destroza la figura del profesor mexicano.

La sal en la herida es el abatimiento del profesor, la desacreditada. El clavo en el ataúd, lo da un partido político, que se anuncia en el cine de niños. Con mi dinero.

Sobra decir que la premisa es estúpida. Con perdón. La ley que promocionan dice que no pueden impedirle el paso al niño por no pagar cuotas. Pero no arreglan el sistema de escolarización pública. Yo quiero partidos políticos que ataquen el problema real, y no que me anden pichicateando votos señalando con el dedo a un profe. ¡Que además humillan! Porque la cara de pena al final del anuncio, lo delata.

Lo ponen como el malo, claramente. Así no vamos a arreglar la educación. Está trillado lo sé, pero en los países con mejores sistemas de educación en el mundo, el profesor es un pilar de la comunidad. Uno de los mejores. Alguien respetado y querido.

Sigamosle pegando al profesor mexicano. Nos quedarán migajas como civilización.

Aquí,en el video, es un pobre tipo con cara de portero en discoteca al que mangonean los papás, la secretaría de educación, el gobierno, y los partidos políticos. Pobre. ¿Con qué tipo de autoridad se supone que va a educar, que va a corregir, a enseñar?

¡Ah! Claro, y de paso hagamos una ley antibullying para que al profe en cuyo salón pase alguna desgracia, le caiga la de padre y muy señor nuestro, en combo grande. Con todo el peso de la ley, prisión y multa millonaria aparte.

¡Caray!

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...