20 de septiembre de 2011

Integración

Hacer rato que no paso por aquí. Mal por mí, pero ha habido cambios sustanciales que lo han impedido. Ni modo. Espero retomar pero no prometo nada. Hoy toca sobre integración. En un primer momento integración de sistemas, ie.: integrar los correos, las tareas, el calendario y los contactos de outlook con un teléfono HTC de google. Todavía no puedo decir que no se puede, porque no le he metido suficiente tiempo al tema, pero si puedo asegurar que una de las dos partes (si no es que las dos), no quieren.

Mal. No me ayudan. Integración va muy de la mano con las Integrales, quizá lo viste en preparatoria. No es mi fuerte, pero entiendo que para sacar áreas y volúmenes dividiéndolos en un número infinito de formas para las que se conoce el área o el volumen. Los de letras hubiéramos dicho que no se puede usar la palabra definida en la definición, pero parece que no aplica en matemáticas. Viene a cuento porque, desde una óptica, es encontrar la cuadratura al círculo. Que es lo que me he dedicado a hacer ultimamente.

El asunto va bien. A ratos mejor. Resulta que si se puede encontrar solución, integrando. Salven las distancias y salten los abismos, claro. Entonces, vamos integrando. Integrándonos. Haciendo juntos. Que quepa un cuadrado donde va un círculo y viceversa. Trabajo arduo, sépanlo.

Sin embargo, tenemos que seguir resistiendo al impulso neander - neolonés de hacer las cosas caber por fuerza, maña e insistencia. Resulta que ahora hay que hacerlo bien. Mejor.

En esas estamos, trabajando desde starbucks, por exceso de pago de luz.

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...