24 de octubre de 2011

El personaje

Anteayer leía a Arturo Pérez Reverte contestar en una entrevista que el no es un tipo grosero, que no dice maldiciones y que jamás insulta a nadie. Respondía que el que escribe Patente de Corso es un personaje que habla así para dar directamente en la entrepierna de los aludidos, porque si no, dice, no se dan.

Por otro lado, Michael Ellsberg estuvo tuiteando sobre su op-ed en el nytimes. La tesis es lo de menos, lo que me llama la atención es que dice que si no polarizas no levantas adhesión y si polarizas te acusarán de polarizar. Puede sonar confuso pero el punto va quedando claro. Hay que tomar postura.

Sin embargo, luego viene el personaje que no me agrada: el hippie poser abraza árboles, defiende mujeres, tierra y hasta las pequeñas chinchillas que se hacen bolita cuando las tocas. La persona que escribe con el/la, nosotras y nosotros y ustedes y ustedas. La abraza causas polarizante. Grima me da en serio, por poser.

Ayer leía a mondoli y en uno de sus posts me hacía mención. Decía como ha cambiado mi vida desde que empecé a bloguear. Y es verdad. He deshecho y vuelto a hacer el blog varias veces. Recuerdo bien que al principio hablaba desde muy adentro, de la catarsis. Desde entonces me he querido alejar de ese lugar para intentar hablar desde la moda, la ciencia o el que fuera el podium en el que me he estado queriendo trepar desde hace rato. Sin éxito.

Creo que tiene que ver con el personaje del que habla Arturo. Habrá que construirlo. A la persona que habla desde este blog. Claro que tendrá que ser Chuy Santos, pero si creo que tendrá que ser un personaje. ¿Será el Chuy Santos que quiero ser? ¿Hablará ahora el Lic. Santos, director de escuela?

Al final parece que vuelvo a la catarsis. Lo que es seguro es que no me gusta el nombre del blog. Lo volveré a cambiar tan pronto tenga tiempo.

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...