9 de noviembre de 2012

Fortaleza y debilidad

Será que la fortaleza y la debilidad de uno siempre es lo mismo: ¿cuando joven, la juventud; cuando viejo, la vejez?

Miedo

No se puede trabajar con él. No se puede soñar con él. No deja pensar con claridad, no permite disfrutar la vida. Paraliza, envenena, impide.

El otro día, oí una discusión en la que uno de los dos dijo lo siguiente: "¿cuánto de lo que hay es por la Providencia Divina y  cuánto es a pesar de ti" No es del todo un insulto, pero si lo fuera, sería delicioso. El rival no entendió y pasó a argumentar cualquier otra cosa.

Días después, lo comenté con el que originalmente lo preguntó. ¿Y si te preguntara lo mismo a ti?, consideré. "Fácil", dijo. " Todo es por la Divina Providenica, que me envió a mí".

No tiene miedo.

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...