5 de julio de 2012

No es lo mismo

El profe que medio da clase, que hay que perseguir, que no hace equipo, que no tiene vocación.

El profe profesional que llega puntual, da la clase, entrega relativamente a tiempo, pero no hace equipo, no mete el hombro y busca sólo sus intereses.

Y el profesional de la educación que se entrega, que tiene motor propio, que hace equipo con la escuela, con las familias, que ve personas y no sólo alumnos, que tiene vocación y la lleva a cabo con alegría. Y que además da clase.

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...