6 de noviembre de 2011

Attack the Block

Les voy a reseñar una película que no van a ver. Se llama Atack the Block y es estupenda. Británica y urbana... de South London. La trama es simple: una cuadrilla de pequeños delincuentes, de los de motoneta y hoodie, se enfrenta a una invasión de extraterrestres inverbes que buscan hacerse con The Block, el bloque de edificios de departamentos donde viven. Hagan de cuenta The Goonies mezclado con Alien y Predator.

Los chavitos, de diez. Realmente hacen su papel de innercityboys. La trama simple y directa. Actuaciones estupendas, diálogos ingeniosos. Escenarios sencillos pero eficaces. El enemigo, lo suficientemente poderoso para ser temido, aunque fácil de vencer. Me recordó a Yamakazi, de Besson con Banlieu 13... y un dejo de Hot Fuzz y aledaños británicos donde aparece Nick Frost. Buen humor, buen rollito y 80 estupendos minutos de cerebro desconectado.

Personajes con los que me hubiera gustado pasar un rato hace unos años. Adolescentes valientes. No eran los más decentes, ni los más inteligentes, pero eran valientes. E ingeniosos. Y, claro, esta película responde a la eterna pregunta: ¿por qué los extraterresters sólo atacan Estados Unidos? De paso, dejan claro que los chavalillos de South London pueden contra una horda de extraterrestres y, como quien no qiuere la cosa, contra el malo del Barrio.

Excelente actuación del prota, que ojalá veamos en algún otro lugar pronto. Me parecia un Mike Tyson de la Blanca Albión, a los 15. Clava su papel de héroe. Y, aunque no lo crean, es un personaje profundo. Lo lleva a cabo con la calidad histriónica de Sydney Potier. Y además aparece, brevemente, Nick Frost.

Muy recomendable para perder el tiempo e imaginar recuerdos que nunca ocurrieron. British cinema at it´s best.

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...