13 de diciembre de 2017

Documentando la vida (y la muerte) para el New York Times



La última vez que escribí una recomendación de vídeo recibí el mayor número de comentarios e interacciones con las cosas que publico aquí, así que repito la fórmula. 


Obit es un documental de obituarios. Pero no unos obituarios cualesquiera. Los Obituarios, así con mayúsculas. Los del New York Times.  El tema puede conmigo por deformación profesional. Y vale decir que estos tipos que aparecen en la película sí son los grandes escritores que siempre sospeché que eran. Me dio gusto ver a uno sufrir con el proceso de creación de un lead, y a otro empezar a construir y defender un argumento de por qué tal cosa debería ser dicha así o asá. Con prisa y con calma a la vez. Escritores escritores. De los de verdad.


Y periodistas serios que tienen una oportunidad única: escribir una cantidad determinada de palabras sobre la vida de alguien, todos los días, durante 7 horas.  Iluminó mucho el proceso de recogida de información para hacer un obituario. Satisfizo una vieja curiosidad morbosa. ¿Cómo hablas con la hija, el esposo, la viuda... recién se murió su ser querido para sustraerle las hechos que constituyen la historia de su vida?

Me gusta el ritmo de la película. Es lo suficientemente ágil para enganchar pero no vertiginosa como para marear. Tiene algunos silencios muy elocuentes que sintonizan con las perspectivas de estos periodistas sobre lo que vale la pena destacar de la vida y la muerte de alguien. También aluza bien sobre nuestra civilización y el papel del periodista. Alimenta sin hastiar y me dejó buen sabor de boca.

Te muestra la "morgue"  de los archivos del New York Times y eso en sí vale los 93 minutos. Ver al tipo que tiene el trabajo de manejar esa morgue del texto periodístico le da un giro divertido y edificante: no hay orden perfecto y se hace lo que se puede, como todos. Desdice un pelo, de las cabezas escrupulosas, la escena de la bailarina exótica de los cincuentas, aunque más laxitud se ve en los anuncios espectaculares por la ciudad.

A mi me compartió el DVD un generoso amigo. Ustedes la pueden encontrar en iTunes. 



El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...