6 de octubre de 2014

Limpia, pule y da esplendor

Hay que usar el diccionario en casa. Con frecuencia. Con gusto. Nada importa si es la versión online que vemos desde la tableta o el teléfono inteligente. Una cosa muy buena sería que en la sobremesa los libros ayuden a dilucidar cosas, o que cuenten una historia.

Pero el diccionario va un poco más allá. El uso del diccionario en los niños ayuda a que en sus mentes haya un referente que dirime. Un juez, un árbitro que nos ayuda a ponernos de acuerdo. Porque si lo que yo dije no es lo que quise decir y lo que entiendes es una tercera cosa; el diccionario es nuestro aliado en el afán de entendernos.

Define las palabras para que el sentido que queremos darle a la realidad pueda ser el adecuado. Una herramienta extraordinaria en la formación de personas. Una autoridad útil.

11/5/13

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...