12 de febrero de 2013

La opinión no gobierna

No puede hacerlo. No se basta a si misma para ejercer autoridad. Es cambiante, inestable, sujeta a los vientos y al azar.

No es lo suficientemente sólida para aceptar culpa o responsabilidad. La opinión también tiene manifestación individual y,  en algunos casos, colectiva. Cuando es de más de uno, está sujeta a sistemas y procesos que no hemos terminado de enteder, como por ejemplo "La espiral de silencio" en la que unos pocos hacen tanto ruido que someten la silente opinión colectiva.

La opinión colectiva carece de identidad, misión, cultura, imagen, reputación, autoridad y relación. Al menos tomando como elementos de definición el pensamiento de, por ejemplo, Alfonso Nieto:

1. Identidad. La identidad refleja las propiedades esenciales, los principios, lo que diferencia de todo lo demás.
2. Misión.  La misión hace explícitos los objetivos, los pone por escrito. Cuando la misión mira a largo plazo se denomina visión.
3. Cultura. Es la identidad participada, hecha “vida”, cultura y no sólo estructura. La cultura es algo que hay que reformar y revitalizar.
4. Imagen. Es reflejo fiel de la identidad, su plasmación en "productos": identidad gráfica, folletos,  vídeos, web, perfiles en redes sociales, etc.
5. Reputación. La identidad, la cultura y la imagen a lo largo del tiempo. Es un bien que hay que proteger y está sometido a desgaste como demuestra la actual preocupación por la reputación “online”.
6. Autoridad. Es la meta de la comunicación. Si tienes prestigio eres referente: se puede confiar en ti. La autoridad aporta capacidad para influir. Pero no hay que olvidar que el prestigio lo dan los demás. Por eso hay que evitar mensajes "triunfalistas" o "autorreferenciales".  
7. Relación. Es el eje de la actividad de comunicación. Se basa en el don, el intercambio y el "regalo". La relación no tiene más objetivo que la relación.


La opinión no es una organización. Es un dato suelto. Por eso no puede gobernar.



El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...