1 de julio de 2012

Sobre el IFE

Le doy toda la credibilidad del mundo a la hora de que la gente vote de forma organizada. Su bemoles siempre habrá pero la elección la garantiza mi mamá, tú hermano, la de la fruteria... nosotros.

Sin embargo, el tema de poner una cancha pareja para las campañas se le escapa de forma estrepitosa. No sé si sea deba ser su papel. Siempre hecha la ley, hecha la trampa.

Lo que falta es ética, dignidad en los competidores, partidos y candidatos, para que no tengamos que gastar dinero en controlarlos.

Lo peor: gastar dinero y hacerlo mal.

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...