11 de julio de 2012

Ni listo ni gracioso

Hay por ahí un afiche en el que se lee algo así como: "¿Vas a un restaurante y pides al mesero 5 platillos y el que me guste se lo pagas? ¿No? ¿Entonces por qué me lo pides a mi? El diseño es una profesión y vale" Más o menos asi dice.

Ahí hay un mal gestor de comunicación y seguramente un cliente poco brillante. Alguien que no sabe qué quiere ni como pedírselo a un diseñador, que tampoco es fácil, aceptémoslo. La solución: dame 5 y te compro el que me guste. Mientras el diseñador no sepa, pueda o quiera dar el salto a comunicador está atado a la estupidez del cliente.

Nos pasa lo mismo a los negros o fantasmas, que escribimos para que otros firmen. Mientras no tengas prestigio o buena comunicación con tus clientes, estas a su merced.

Por lo tanto, el que postea dicho afiche está alardeando de su incompetencia. No está siendo ni listo ni gracioso. Pienso.

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...