18 de junio de 2012

Protegidos vs. Preparados I

Yo no quiero que mis hijas le tengan miedo al léon. Quiero que el león le tenga miedo a mis hijas. Porque estarán listas para defender y proteger los principios que su familia (su mamá y yo) les infundimos.

Sin embargo hay algo biológico con el sufrimiento de los hijos. Un llamado ancestral a impedirlo, a dar comodidad y bienestar. Cuando uno lee o estudia, aunque sea por encimita, culturas antiguas como los mayas o los espartanos se nos olvida hacer un repaso profundo de lo que la eduación era para ellos.  Dónde se pone el énfasis: proteger o preparar.

Parece evidente que se debe buscar el equilibrio, pero en el fondo y desde mi opinión el equilibrio es muy poco y muy cobarde en esta vida.  Como sistema, como sociedad, buscamos proteger a nuestros hijos. Que no sufran, que no suden, que no tiemblen, que no... y los preparamos muy poco.

No nos la creemos que la fiesta se acabó. Que el mundo económico no puede seguir siendo como era. Tanto lujo no es normal. Permítanme una digresión. El otro día leía una entrevista con un tipo que proponía vivir como los primeros homo sapiens. Es decir, nada de refresco, nada de grasas trans, mucho ejercicio, mucha carne, nada de leche... etc. Y, ante la pregunta de cómo volver a tomar agua, el respondía: "no tomamos agua porque no tenemos sed, ya no sabemos lo que eso".

Proponía no beber nada durante 24 horas. Nada, ni café, ni jugo, ni refresco...NADA. Y al día siguiente beber un vaso con agua. Entonces recuperaríamos la sed. Supongo que será como abrir los ojos a un mundo nuevo. Lo voy a intentar, ya les contaré..

Por lo pronto, me alarma ver lo que comen los niños. En ese afán de protegerlos los estamos alimentando muy mal. Niños ricos pero desnutridos, sin la energía suficiente para crecer. Porque, salchichas, quesitos, galletitas y nutella no proporcionan lo que necesitan.

No los estamos preparando. Los estamos protegiendo. Y cuando nos muramos, no lo van a pasar nada bien.

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...