1 de mayo de 2018

El contrincante no es el enemigo


El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de su hermana decían que quien iba a ganando la presidencia (sic) quería hacernos pobres a todos. Les expliqué qué son unas elecciones y que tendrán lugar hasta el 1 de julio, les dije que cada persona mayor de 18 tenía un voto y que con él decidían quién iba a gobernar el país.

No tardó la pregunta: ¿por qué nosotras no votamos? También les expliqué que porque era una responsabilidad muy grande y es necesario tener un carácter adecuado para votar y que es más bien impropio de la infancia. Además, recurrí con algo de vergüenza al argumento de la posible manipulación de los niños por parte de los adultos.

En la conversación salió a la luz el asunto de las encuestas y el debate. Y todo esto les explicaba, intentando pintar el panorama de la democracia como un ideal. Me interrumpieron e insistieron con el candidato que según sus amigas (o los papás de sus amigas, seguro) nos quiere hacer pobres a todos.

Es difícil con niños. Les dije que yo no estaba de acuerdo con sus ideas. Que a mí no me gusta ese candidato y les traté de explicar por qué. Ni tardas ni perezosas se pusieron entonces en modo contrincante. Como si de los Tigres y de los Rayados se tratara. Entonces si él es el malo ¿quién es el bueno papá? Pude vislumbrar el paso siguiente de su argumento: los que votan por el otro son malos.

No lo dejé pasar. Ahí se pinta la raya de la diferencia política. Los que votan por el que no me gusta no son malos. Incluso, les dije, hay miembros de tu familia que están de acuerdo con él. No los hace malos. Ellos piensan que es lo mejor, yo no. A mí no me gusta, pero ante mis hijos, defiendo el derecho a votar por quién sea. Aunque, en la conversación política entre adultos, me exaspere con lo que considero un evidente desenfoque con los derechos del individuo, de la familia y de la propiedad privada, por mencionar sólo algunos.

Con todo el ejercicio educativo del viaje hacia la clase de dibujo me queda claro que este es el punto que espero haberle transmitido a mis hijas: tener diferencias de opinión no convierte al otro en el malo. La historia nos enseña el peligro de la polarización encolerizada cuando llega a tribalismo: muerte, fratricidio y destrucción. El otro no es malo. El contrincante no es el enemigo.

No se le puede dar la mano a nadie con el puño. Tiene que estar abierta para el encuentro. Y en el fondo temo que si el contrincante gana, no piense lo mismo de los que pensamos diferente, y se repita lo que nos ha enseñado la historia. Con nosotros como protagonistas del desastre.

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...