23 de enero de 2018

La solución que no soluciona

Hoy me cuenta uno que todo depende de que Fulano acepte la propuesta. Y si él no, entonces Mengano. Poco a poco fuimos avanzando hacia concluir que si la solución al problema propio no es el propio individuo, estamos fritos.

Cuesta. Es difícil. Sin embargo, La Solución, suele ser la que implica mayor sacrificio, mayor esfuerzo y, por tanto, mayor crecimiento.

La solución que está fuera de uno, esconde la responsabilidad del fracaso en el fallo del otro que no soy yo. Así no se soluciona nada.

JS

El contrincante no es el enemigo

El día después del debate, llevando a mis hijas a su clase de dibujo con la abuela, me dijo una de ellas que las amigas de...